Crece la deuda con garantías

(0)
30 de diciembre de 2001  

LONDRES (Bloomberg). - Italia probablemente encabezará las ventas de bonos garantizados por bienes inmuebles y otros colaterales el año próximo, contribuyendo a elevar tales ventas a un récord de US$ 150.000 millones, según analistas.

Italia y Grecia ya comprometieron activos, como billetes de lotería y tarifas de viajes aéreos. La deuda garantizada por activos reales, o por un flujo regular de efectivo, les puede permitir a los países esquivar normas de la Unión Europea que restringen los préstamos a los gobiernos.

Las ventas europeas de bonos garantizados por activos alcanzaron un récord de US$ 125.000 millones este año.

"Todavía hay grandes cantidades de activos que se pueden aplicar a securitizaciones", dijo Darío Scannapieco, que maneja las ventas de títulos respaldados por activos en el Ministerio de Hacienda de Italia.

Los tomadores de créditos pueden bajar sus costos financieros usando esa clase de deuda porque los títulos a menudo tienen calificaciones crediticias más altas que los bonos, que solamente conllevan una promesa de pago. Los inversores están comprando los bonos garantizados porque tienen menos posibilidades de default, y generalmente rinden más que la deuda del gobierno.

Las obligaciones del gobierno a un año garantizadas por inmuebles rinden 22 puntos básicos más que la tasa ofrecida interbancaria en euros a tres meses, o Euribor, fijada recientemente en 3,34 por ciento. En comparación, las obligaciones italianas de tasa flotante con vencimiento en mayo -calificadas tres peldaños por debajo de los bonos de propiedades de máxima graduación de Standard & Poor´s- pagan 12,5 puntos básicos menos que Euribor.

"Somos muy positivos con respecto a los bonos garantizados´´, dijo Bernard Hunter, director de investigación de grado de inversión en Merrill Lynch Investment Management, que supervisa $ 533.000 millones.

"Suponiendo que el año que viene haya mercados estables, pensaríamos en aumentar nuestra exposición".

El mercado estadounidense de bonos garantizados con activos es el mayor del mundo, con US$ 1,2 billón de bonos emitidos. Las empresas vendieron este año bonos garantizados por US$ 367.000 millones, contra US$ 324.000 millones en 2000, según datos de Bloomberg.

El mercado europeo

Los gobiernos se están insertando en un área del mercado de bonos que ha estado dominado por operaciones de los bancos, que adaptan los préstamos a los consumidores convirtiéndolos en títulos de deuda comercializables.

"El próximo proyecto de Italia es usar los pagos por impuestos vencidos para crear títulos", dijo Scannapieco. El gobierno también planea vender más bonos respaldados por los pagos a la seguridad social. Los títulos garantizados están respaldados por un conjunto de activos que suministran el ingreso para abonar intereses y capital.

"La venta de bienes inmuebles significa que podemos reducir el déficit, mientras que los pagos a la seguridad social y los créditos impositivos reducen la deuda pública", expresó Scannapieco.

El gobierno de Silvio Berlusconi depende de las ventas de deuda garantizada para equilibrar su presupuesto de 2003.

El país quiere usar pagos por 20.000 millones de euros por propiedades comerciales y residenciales que posee como colaterales para bonos durante los próximos 18 meses. Habrá vendido bonos por 14.000 millones de euros respaldados por activos estatales para fin de año.

Anurag Shah, que administra títulos por 37.000 millones de euros en Citibank Credit Structures, dijo que planea trasladar más de sus inversiones a bonos garantizados, que actualmente representan entre 40 y 45 por ciento de su cartera. "Uno cobra más que con otra deuda de máxima calificación", dijo.

Los gobiernos vendieron solamente US$ 14.000 millones del récord de este año, de US$ 125.000 millones de los prestatarios europeos.

Esa cifra aumentará el año próximo porque los gobiernos europeos necesitan financiar los gastos destinados a impulsar sus estancadas economías.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.