Manuscrito. Creer o no creer, ésa es la cuestión