Cristina, la gente y la trampa del fundamentalismo