Claves americanas. Cristina, más populista y menos popular