Cristina puso a la prensa a la defensiva