Cristina salvó a Fábrega y apartó a Scioli