Cristóbal, don Julio y Zannini, un solo corazón