Cuál es el valor de nuestras empresas

Orlando J. Ferreres
Orlando J. Ferreres PARA LA NACION
(0)
11 de diciembre de 2019  • 00:59

El valor de las empresas en la Argentina, clasificadas por tamaño, según nuestras propias fuentes de "Compra-Venta de Empresas en Marcha", más conocidas por las siglas en inglés, M&A, Mergers and Adquisitions, a fines de 2018, es de 1311 mil millones de dólares, es decir, el capital de las empresas consideradas, que no son todas, implica unas 3 veces el valor del PIB de cada año, que es de 450 mil millones de dólares.

Para hacer este cálculo, que siempre tiene algún defecto, como no considerar las empresas unipersonales, es decir, aquellas que trabajan sin ningún empleado, las hemos clasificado a las firmas por tamaño en cuatro categorías: 1) Microempresas, que tienen una cantidad mínima de empleados. 2) Empresas pequeñas, que ocupan entre 10 y 49 empleados. 3) Empresas medianas, que tienen entre 50 y 200 empleados. Y grandes empresas, que son unas 3609, que tienen más de 200 empleados y en muchos casos muchos miles de ocupados.

Las fuentes para encontrar el valor de las empresas actualmente sale de la AFIP, de los medios de comunicación diarios o semanales, de la revista Mercado para las empresas grandes, de otros trabajos sobre M&A locales e internacionales.

Las microempresas, siendo que consideramos su valor en 300.000 dólares para cada una en promedio, llegarían a representar un valor de 153.000 millones de dólares, en tanto que las empresas grandes, que las valuamos en promedio en 230 millones de dólares a cada una, llegarían a representar el monto de 830.000 millones de dólares, es decir, el 63 % del valor total de las empresas. Este valor de todas las empresas se estima en 1.311.000 millones de dólares, en tanto que las microempresas solo llegan al 12 % del total de empresas.

¿Cómo hacemos para la valuación de las empresas? En general es por información de las empresas que se han vendido/comprado y que suelen dar comunicación del valor de la transacción. Hay muchas formas de valuación de una empresa, pero generalmente se utiliza el valor de caja a la firma y se descuenta o actualiza a valor presente por una tasa de retorno, que actualmente es alta, alrededor de 15 % anual en promedio. Esto nos da el valor presente de la valuación de una empresa.

Una forma más simple de estimar la valuación de una empresa es la de ver cuántas veces representan sus ganancias antes del pago de intereses, impuestos y amortizaciones en relación al valor de una empresa. Este valor, en promedio mundial, es de 12 veces, en Latinoamérica es de 8 veces y en la Argentina, con la incertidumbre circunstancial está entre 3 y 5 veces dichas ganancias brutas o EBITDA (Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization).

Si se aplicara el promedio mundial de 12 veces EBITDA, no el de la economía asiática que está en 18 veces dicha ganancias brutas, nuestro valor de todas las empresas sería de 8 veces mayor de lo que es, es decir, de 10.488 miles millones de dólares. El valor de las empresas depende mucho del riesgo país y, por lo tanto, de la política económica que se aplique. En los últimos años, ha disminuido el múltiplo de IBITDA para calcular el valor de las mismas de 6/7 veces en promedio a alrededor de 4 veces IBITDA.

El valor de las empresas, es decir, la confianza que reflejen las mismas, no puede alentarse con permanentes críticas a las empresas grandes o chicas o medianas, sino que debe alentarse la inversión bruta interna fija, que es la que permite ocupar a la población y cuando más inversión haya, más eficiente será la inversión y menor será la pobreza. Esto quedó demostrado con la gran inversión que se registró en China Continental, que en algunos años llegó hasta el 50 % del PIB, en tanto que nosotros tenemos una inversión que no llega al 20 % del PIB del país y tenemos un 38 % de pobreza o incluso algo más. Hay que tener en cuenta la confianza y los mensajes que se dan para la inversión y para bajar la pobreza, que son prácticamente los mismos, aunque dirigidos a dos públicos distintos. Es fundamental la coherencia de la política económica en cuanto a la mayor inversión y la menor pobreza. Este es un punto central de la política económica que no puede soslayarse.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.