Cuando el mérito es lo que vale