Más allá de cálculos y relatos, la realidad siempre se impone. Cuando la agenda es indócil