Cuando los autos chocan

Por Lucila Castro De la Redacción de LA NACION
(0)
26 de enero de 2002  

"¡AUTOCONÓCETE!" ¿Alguien reconocería en tan grotesca versión la famosa inscripción de Delfos que siempre hemos traducido por "conócete a ti mismo"? Sin embargo, no de otra forma se expresó hace unos días Federico Storani cuando sostuvo que el ex presidente Fernando de la Rúa debería "autoexcluirse de la política". En estos tiempos de abnegación espontánea o inducida, Carlos Ruckauf "se autoexcluyó de la disputa presidencial", Eduardo Duhalde "se autoexcluyó de competir en las próximas elecciones" y Rodolfo Terragno "se autoexcluyó de la posibilidad de incorporarse al equipo de gobierno". Y los deportistas "se autoexcluyen" de sus equipos y los presidentes de los clubes piden que ciertos árbitros "se autoexcluyan" de dirigir determinados partidos.

El Diccionario de la Real Academia Española define auto- como un elemento compositivo que significa Ôpropio´ o Ôpor uno mismo´. Y da como ejemplos autosugestión , autobiografía y automóvil : tres sustantivos. Podría haber agregado algún adjetivo, como autóctono , aunque éste llegó del griego ya compuesto. Pues en griego esta forma prefija derivada del pronombre autós , Ômismo´, entraba en la composición de muchas palabras. Pero pegársela a los verbos es invento reciente. E innecesario.

En efecto, cuando los diarios dicen que un director de cine "se autodenomina surrealista", que Paquistán "se autodefine como república islámica", que "en Rusia la prensa se autocensuró antes de las elecciones", que ciertos hombres "se autoconsideran puros", que un juez "se autotitula un gran lector", que Carlos Menem "incurrirá en un gran error si elige autopresentarse como alternativa única" o que en una obra teatral un personaje hemipléjico "no se autocompadece", están indicando, ni más ni menos, que usan el verbo como reflexivo.

Para eso tenemos precisamente los pronombres personales reflexivos, que en primera y segunda personas, en las que no hay confusión posible, son iguales a los no reflexivos (me , te , nos , os ) y en tercera tienen una forma propia ( se ): me considero puro , se consideran puros . Y si queremos enfatizar o evitar toda ambigüedad ( se consideran puros , por ejemplo, podría interpretarse como una pasiva), reduplicamos el objeto: se consideran a sí mismos .

El hecho es que de un tiempo a esta parte están circulando tantos autos que en cualquier momento puede producirse un embotellamiento de tránsito. Y algunos hasta se han estacionado en el diccionario oficial. En la penúltima edición, de 1992, sólo lo había conseguido autorregularse . En la última, de 2001, otros más, como autocensurar ( sic , clasificado como transitivo y pronominal) y autodefinirse .

Pero cuidado. Los ejemplos arriba citados sólo muestran un prefijo superfluo y de mal gusto, no un disparate gramatical. Lo que sigue es más difícil de calificar. Hemos leído que una ¿autodenominada? Asociación Policial de Santa Fe "autolimitó el derecho de huelga para los policías", que el director técnico Osvaldo Sosa "autodenomina" a su grupo de amigos "La Banda del Café" y que Goethe "autocensuró" una escena de Fausto . (¿Será éste ejemplo del uso transitivo que asigna la Academia a autocensurar ?)

No falta mucho, me temo, para que leamos en la sección de noticias policiales que una persona "se autosuicidó".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?