Cuando trabajar es pasión por ser explotado

Mariano Donadío
Mariano Donadío LA NACION
(0)
9 de junio de 2019  

¿Se puede exigir la pasión? Hoy que la palabra está en todas partes (pasión por la música, pasión por un equipo, pasión por las pastas) hay empleadores que la demandan como parte del empleo. Pero una investigación de las universidades de Oregon y de Oklahoma señala que muchos de los trabajadores más apasionados también son víctimas privilegiadas de la explotación laboral.

El estudio corrobora que los empleados que se manifiestan más entusiasmados dentro de una organización son los que cargan sobre sus espaldas con la mayor cantidad de trabajo. "Hay evidencia excelente de que los trabajadores apasionados se benefician de muchas maneras", advierte el investigador Kim JY. "Pero no debemos permitir que el énfasis cultural actual en encontrar pasión en nuestro trabajo sea cooptado por la tendencia humana a legitimar o ignorar la explotación". Hablamos del trabajo, ese ordenador de nuestras vidas; esa bendición que, como todo buen regalo, llega siempre con un par de maldiciones dentro de sí.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.