Cuidado, gorilas, con discutir la nueva religión