¿De defensas ajenas a la partitura propia?

Claudio Jacquelin
Claudio Jacquelin LA NACION
(0)
23 de noviembre de 2019  

No se da siempre, pero cuando ocurre llega a extremos notables. La simbiosis entre las características de una profesión y la personalidad de quien la ejerce hace difícil saber qué fue primero.

Lo extraordinario es evidente cuando el profesional expande fronteras y llega a cargos ejecutivos unipersonales, como la presidencia.

Algunos ejemplos son elocuentes. De la Rúa era un profesor de Derecho Procesal que hizo honor a la especialidad. La obsesión por el detalle se imponía al contexto. No sorprendía su pasión por el bonsái.

Como abogado, Néstor Kirchner ejecutaba morosos. Experto en quedarse con mucho por poco. Cristina Kirchner ejerció más de política que de abogada. El discurso es el método. Mauricio Macri es ingeniero civil. Hacer antes que convencer.

Alberto Fernández es penalista. La especialidad lleva a adoptar el punto de vista de otros para defenderlos, aunque contradiga lo sostenido antes. También es guitarrista. ¿Capaz de ejecutar partituras ajenas o de componer su propia obra? Apuntes para una biografía en construcción

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.