La semana política I. De Justo a Duhalde, la crueldad de la misma opción