La semana política II. De la Rúa y una lucha con él mismo