Otro mundo, la misma fe. De los jóvenes de Juan Pablo a los de Francisco