De los lectores: cartas & mails

Extinción de dominio; Heridas del pasado; Mafia de taxistas; Ahorros en dólares; La feria judicial; Tarifas del correo; ¿Y el reciclado?; Veredas peligrosas; Baja de servicio
(0)
6 de enero de 2018  

Extinción de dominio

¿Cuántas noticias más tienen que aparecer y cuántos casos judiciales tendremos que seguir viendo para que nuestros legisladores tengan la valentía y decencia de votar la ley de extinción de dominio? ¿Qué más necesitan para darse cuenta de que los ciudadanos solo vamos a confiar en ellos cuando los corruptos pierdan los bienes mal habidos?

María Inés Margherit

ines.margherit@gmail.com

Heridas del pasado

Clarísimo y excelente el editorial del martes pasado "Las cuentas y heridas del pasado". Adhiero a cada palabra. Las víctimas del terrorismo subversivo seguimos ninguneadas y sin existir en las políticas de Estado. Creí que eso era cosa del gobierno anterior, muy cercano a muchos ex guerrilleros, pero con gran tristeza y decepción veo que el plan de DD.HH. para los próximos tres años nos sigue dejando fuera de la consigna de verdad, justicia y reparación. ¿Hasta tanto llegó el lavado de cerebro? ¿Por qué nosotros no? ¿Qué parte no se entiende de: "Las organizaciones armadas de los 70 dejaron un tendal de muertos inocentes y las víctimas tenemos derecho a ser reconocidas"? Por noble que sea una causa, pierde toda validez si la lucha en su nombre implica matar, no importa el color político.

En la Argentina hay una única verdad: una década del 70 violenta, de punta a rabo. Solo falta contarla completa.

Claudia Muscat

DNI 12.622.699

Mafia de taxistas

Muchas veces había escuchado sobre la mafia de los taxis. Hasta que lo viví. Salida de Buquebus, miércoles pasado, a las 22.30. Fuera de la terminal, una larga fila de taxis aguardaba a sus clientes. Me preguntan: "¿Taxi?" "Sí". "¿Adónde va?" "A Palermo". Ahí empiezan las dudas. Uno dice: "Lo llevo". No bien estoy por subir al auto me dice: "350 pesos". "¿Cómo?" "Sí, trabajamos para Buquebus, es tarifa fija". Di media vuelta y me fui. No quería comenzar una discusión. A una cuadra de allí paré un taxi de la calle. La tarifa fue de 133 pesos.

Es indignante el abuso descarado, y lo que es aun peor, que el gobierno -que sabe de estas prácticas- no haga nada. ¿Cuánta gente inocente, turistas, etcétera, cae engañada con esta modalidad? Después el gobierno persigue a Uber, por considerarla una práctica ilegal. Como lo es esta. Si nos cuidamos y nos defendemos de las pequeñas mafias, como la de estos taxis, será más fácil hacerlo contra las grandes. Es cultural.

Pedro Sterming

petersterming@yahoo.com

Ahorros en dólares

La pasión argentina por ahorrar en dólares comenzó en una fecha que recuerdo bien porque entonces ejercía el oficio de intérprete en conferencias internacionales y recibía al final de cada una mi paga en billetes de dólar, que invariablemente cambiaba por pesos que invertía en acciones en la Bolsa, hasta 1955, cuando cayó Perón. El nuevo gobierno nombró nuevos jueces que dictaminaron que, dejando atrás el régimen estatista derrocado, el país volvía a tener un régimen liberal que no admitía que el Estado fijara un tope a las tasas de interés que debían ser regidas por el libre juego de la oferta y la demanda. Adam Smith, fundador del liberalismo, dice lo contrario y sugirió, para la Inglaterra de su época, un tope del 8% anual. Desde la sanción de nuestro Código Civil en 1869, que pena la usura, la jurisprudencia uniformemente había determinado que la tasa que superaba el 12% anual constituía usura, que, además, desde la sanción del Código Penal en 1921, constituía delito. Con la nueva jurisprudencia se fundaron de inmediato docenas de financieras que financiaban la venta de autos y heladeras al 3% mensual. La Bolsa, donde una buena empresa podía dar un 8% anual de dividendo, languideció. Las empresas, como no podían competir con las financieras en rendimientos, en la imposibilidad de reunir capital con nuevas emisiones recurrieron a la capitalización forzada, pagando dividendos en acciones.Yo, como tantos otros argentinos, guardé mis dólares. La Bolsa se convirtió en un foro de trueque de bonos, poblada no por inversores, sino por acreedores, cumpliendo la regla de que el capital huye del alto interés.

Seguimos confundiendo acreedores con inversores y les pagamos tan bien que pocos se sienten tentados a convertirse en inversores.

Roberto Roth

LE 4.241.776

La feria judicial

A propósito de la nota "La injusticia de la feria judicial", quisiera señalar que en el Fuero Civil, al que pertenecemos y conocemos, durante la feria funcionan cuatro juzgados, tres de ellos con competencia en asuntos de familia (menores, alimentos, capacidad) que resuelven casos urgentes. Las seis horas diarias son de atención al público; la mayoría de los empleados, funcionarios y jueces continúan trabajando más allá del horario e incluso los fines de semana, como quienes escriben estas líneas. Creer que el acceso permanente a la Justicia, como derecho, se resuelve con un cambio de horario revela el desconocimiento del sistema. Para su buen funcionamiento requiere la creación de más juzgados, centros de mediación efectivos y recursos del Estado eficientes dirigidos a la niñez, adultos mayores, personas con capacidad restringida y personas de escasos recursos. Los judiciales (empleados, funcionarios y jueces) nos esforzamos día a día (y muchos de ellos más allá del horario) para brindar el mejor servicio de justicia, a pesar de los obstáculos mencionados, que no son los únicos, y esta es en parte la razón de por qué no ha colapsado aún el fuero. Creer que el sistema de Justicia va a mejorar con los cambios que propone el autor de la nota es ignorar el problema real.

José Abram Luján

DNI 17.786.903

María Fernanda Dorador

DNI 23.221.255

Tarifas del correo

Respecto del artículo "Correo Argentino: eliminan gastos en autos, choferes y secretarias", cuando veo que el ahorro de gastos está previsto en solamente 25 millones de pesos en el marco de una pérdida anual de 3500 millones, dudo de su eficacia. Más aún cuando la conducción del Correo decide nuevamente y en simultáneo aumentar las tarifas, ya absurdamente altas. Por ejemplo, una carta simple, de diez gramos de peso y destinada a países europeos, se paga el equivalente a 4,70 dólares estadounidenses. Supongo que hoy en día no habrá tarifa más cara en todo el planeta.

Santiago W. Fuchs

DNI 94.001.163

¿Y el reciclado?

En mi barrio, La Horqueta, partido de San Isidro, los contenedores de plástico amarillos son usados por los vecinos como tachos de basura de lo que sea: residuos comunes, vidrios, restos de materiales de obra, muebles viejos, aparatos de aire acondicionado en desuso, etcétera. Y yo, que soy amante de la naturaleza, reciclo y me tomo el trabajo de separar absolutamente todo lo descartable en mi casa, me indigno cuando paso y veo estos contenedores. Y como si esto fuera poco, suienes supuestamente deben retirar solo lo que es plástico recogen y tiran todo junto en su camión. Entonces me pregunto: ¿es joda?

Por favor, si alguien tiene una solución, ¿la puede compartir?

Mónica Janovitz

DNI 16.730.675

Veredas peligrosas

Mucha gente comenta acerca de la destrucción causada por los disturbios cercanos al Congreso, pero ni se inmuta cuando día tras día los que tienen que arreglar las veredas de CABA (cobran por hacerlo) las dejan en un estado lamentable, que atenta contra los peatones. Tomo como ejemplo los arreglos mal hechos en la calle Pueyrredón, entre el 2100 y el 2400, con veredas rotas o faltantes, baldosas que no están al mismo nivel que las tapas de los servicios, falta de terminaciones, cemento en lugar de baldosas y colocación descuidada de brea en las ranuras. Años atrás la avenida se hizo doble mano y rompieron la vereda para el tendido de los cables del semáforo cerca de la calle Levene. Al volver a colocar las baldosas, no construyeron un contrapiso, lo que hace que la lluvia ingrese y afloje las baldosas, y con el peso de la gente o los autos se desmoronan. Después vinieron Edenor y el personal de tendido de fibra óptica; los dos usaron el mismo contratista para el arreglo de las veredas. Y suele ocurrir que al romperlas dañan los caños de agua.

Virginia M. Huergo

DNI 92.008.232

Baja de servicio

Desde el 10 de diciembre me he quedado sin el servicio de cable de Telecentro. Tengo 81 años, soy discapacitada, vivo sola y para mí es fundamental tener la compañía de la TV. Me han tenido horas llamando al 6380-9500 (atención al cliente). Cuando me atendían me decían que enchufe y desenchufe el módem, que era un problema de la zona, que en 72 horas se arreglaría. No me enviaron técnico. No volví a tener cable, por lo tanto, a partir del 15 de diciembre empecé a pedir la baja del servicio. Por mail, por sucursal virtual y por Facebook, y me remitieron de nuevo a la tortura de tener que llamar por teléfono, ya que no tienen sucursal en CABA, por lo cual el trámite no se puede hacer personalmente. El 30 de diciembre me contestaron que mi pedido de baja había sido rechazado, que debía llamar de nuevo el 2 de enero, y ahora debo pagar por adelantado enero para que me den la baja y luego volver a llamar a "Fidelización". O sea, me cobran dos meses en los que no he tenido servicio. Cuando uno los contrata lo dan sin más trámite. Por eso le pido a Telecentro que no me cobre los meses de diciembre y enero porque no corresponde, como tampoco el maltrato que me han dispensado al no escuchar ni dar solución a mi reclamo.

Jesús Adelma Lobo

DNI 2.925.688

En la Red

La detención del dirigente sindical Marcelo Balcedo

Facebook

  • "Así van cayendo los de la mafia sindical. Extorsionadores profesionales, millonarios a costa de los trabajadores que representan" - Gabriela Nadal
  • "Cayó otro perseguido político luchando contra el capitalismo en Punta del Este" - Carlos Robales
  • " A ver si los trabajadores se dan cuenta de una vez que estos dirigentes gremiales nunca los defendieron, solamente pelearon su coima en nombre de los trabajadores" - Andrés Mariani

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.