De los lectores: cartas & mails

(0)
23 de enero de 2018  

Triaca debe renunciar

El señor Triaca debe renunciar a su cargo de ministro para demostrar que este gobierno es distinto del siniestro que lo precedió. Si sus intuiciones morales no le permiten advertirlo, algún colega o funcionario que se encuentre cerca de él que posea, al menos, sentido político debería decirle que el sacrificio que se le está imponiendo al pueblo argentino solo puede soportarse si proviene de gobernantes que poseen y ejercitan una ética distinta. Millones votamos a Cambiemos con esa expectativa, frustrarla sería el fracaso más ominoso. Por favor, reaccionen.

Juan José Ávila

DNI 4.299.944

Zaffaroni

Pareciera que el retiro de la función pública no le hace bien al exministro de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni. En declaraciones recientes manifestó su deseo que Macri deje el cargo antes de tiempo. Está haciendo una apología de la ilegalidad, posición totalmente incompatible con su cargo en la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

César Chelala

DNI 7.079.311

Ingratitud

Hoy se cumple el 29º aniversario del último intento del terrorismo internacional por hacerse del poder en nuestro país. Para quienes no conozcan de qué se trató y para aquellos que continúan haciendo de la memoria hemipléjica su estilo de vida, el 23 de enero de 1989, el Ejército Revolucionario del Pueblo, devenido en Movimiento Todos por la Patria, liderado por Enrique Gorriarán Merlo y utilizando la misma metodología empleada en la década del 70, lanzó un sanguinario ataque contra los cuarteles de La Tablada. Este nuevo crimen contra la Nación y su pueblo, planificado y financiado por los gobiernos de Daniel Ortega, de Nicaragua, y Fidel Castro, de Cuba, una vez más puso en evidencia el desprecio del terrorismo marxista hacia toda forma de convivencia, hecho que, como viene sucediendo año tras año, seguramente volverá a ser silenciado. De acuerdo con la información periodística, parece ser que para quienes conducen el Ejército, en una inaceptable discriminación entre los asesinados democráticamente en gobiernos peronistas y los ejecutados durante el gobierno radical de Raúl Alfonsín y los gobiernos militares, estos últimos no merecen el menor recuerdo por parte de los que tienen la responsabilidad de mantener viva la memoria de aquellos que, sin pedir nada a cambio, regaron con su sangre todo el territorio del país, en defensa de Dios, de la patria y de nuestro estilo de vida, asegurándonos la libertad de la que hoy, inmerecidamente, disfrutamos todos los argentinos. Para el caso de que semejante ingratitud se haga realidad, como hace tiempo que no se escuchan voces oficiales ofrendando el justo y necesario homenaje a los caídos durante el ataque terrorista, por este medio quiero rendir tributo "a quienes dieron su vida para que la patria viva": comisario inspector Emilio García García; sargento primero José Manuel Soria (ambos de la policía bonaerense); soldados Héctor Cardozo, Martín L. Díaz, Roberto Tadeo Taddía, Julio D. Grillo (todos ellos de 19 años); sargento ayudante Ricardo Raúl Esquivel; sargento Ramón Waldimiro Orué; cabo primero José Gustavo Albornoz (24 años); mayor Horacio Fernández Cutiellos, y teniente Ricardo Alberto Rolón (25 años).

Emilio Guillermo Nani

Teniente coronel (R)

ojoalparche@fibertel.com.ar

Mi amigo Nisman

Ya hace tres años que Alberto Nisman, mi amigo, fue asesinado, y su muerte aún se mantiene impune. En aquel momento vivimos días oscuros, con gentes embrutecidas que manchaban su nombre en los medios de comunicación; con investigaciones chapuceras que intentaban tapar su muerte como un suicidio; con mentiras oficiales que despreciaban su trabajo y manipulaban los hechos; con una presidenta que disparaba contra todos, para esconder sus vergüenzas, y con unas víctimas de la AMIA que no podían descansar en paz. Eran esos días oscuros en los que un canciller judío traicionaba a su propio pueblo y firmaba con una dictadura atroz, culpable del asesinato de decenas de argentinos, un memorándum de rendición. Eran días oscuros en los que mataron a un hombre bueno, a un fiscal noble, a un argentino digno, y después de su muerte quisieron imponer el silencio de los corderos. Eran días de furia y rabia, y mucho dolor contenido? Pero esos días han pasado y a pesar de que estamos lejos de poder esculpir la palabra justicia en las tumbas de nuestros caídos, y en la propia tumba de Nisman, hemos avanzado como gigantes en el camino de la verdad. Van cayendo las caretas, se destapan las artimañas, empiezan a conocerse las culpas, se estrecha el cerco de la verdad, ya no pueden esconderse bajo sus mentiras ni protegerse en esa Casa Rosada que, en otro tiempo, habían convertido en su patio particular. Puede que tardemos en poner nombre a cada verdugo y en sentenciar a cada culpable, pero somos gentes que hemos decidido no callar. Quisieron enterrarnos y no sabían que éramos simiente. Y hemos crecido.

Estimados amigos del fiscal Nisman, gracias por la memoria. Gracias por la dignidad.

Pilar Rahola

Contradicción papal

El Papa dijo en Perú, refiriéndose a la corrupción: "Cuánto mal les hace a nuestros pueblos latinoamericanos de este bendito continente ese virus social, un fenómeno que lo infecta todo, siendo los pobres y la madre tierra los más perjudicados". Es importante aclarar que el virus no es social, sino de dirigentes políticos, empresariales y sindicales, que para lograr infectar a la sociedad necesitan apoyarse en las minorías sociales, empujadas por convicciones asalariadas o subsistencias subvencionadas. Es contradictorio que el mismo papa que condena la corrupción en un país sudamericano reciba a los corruptos de otro como seres dignos. Es evidente que no estamos ante una prédica pastoral, sino política y engañosa.

Emilio Zuccalá

emiliozuccala@yahoo.com.ar

En la Red

Facebook

Las obras que cambiarán la ciudad

"Buenos Aires tiene un pésimo sistema de transporte, que afecta gravemente la calidad de vida" -Mario Rosales

"Siempre se prioriza el centralismo porteño en detrimento de las obras que precisa el interior" -Juan Carlos Torrano

"Increíble que los que ocuparon ilegalmente tierras fiscales tengan más beneficios que los que pagamos impuestos" -Joaquín Halle

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.