Suscriptor digital

De los lectores: cartas & mails

Epidemia de fanatismo; Más allá del pañuelo; Síndrome de Down; Macri y Frondizi; Falsos médicos; Adiós a la línea fija; No más baldosas
(0)
29 de julio de 2018  

Carta de la semana

Epidemia de fanatismo

El lector Gustavo Ramallo nos comenta en una carta sobre la tan mentada "grieta". Esta es una trampa mortal para nuestra sociedad, y el peligro de caer en ella está siempre presente, exponiéndonos a caídas, dolores, quiebre, y buscar "al alguien o al nadie" que la provoca. Por otro lado, adhiero a su postura sobre una Justicia imparcial y rápida, para entender las ventajas de "portarse bien...". Yo creo que estamos inmersos en una cruel epidemia de fanatismo. El fanatismo es una enfermedad cuyo virus nos ataca cuando tenemos bajas las defensas culturales, informáticas y éticas, entre otras. El fanático no puede razonar, cambiar de mirada, escuchar otras voces, leer e informarse por otros canales que no sean los habituales, restando así riqueza a su pensamiento.

Hasta donde yo sé, no existe una vacuna que prevenga este mal y nos proteja en las epidemias, pero podríamos probar con la lectura comprensiva (comparar, analizar hipótesis, evaluar para fundamentar con solidez nuestras posturas) o bien proponer el diálogo con apertura para, con calma e inteligencia, proceder a tapar la grieta o a saltarla con elegancia y sincero deseo de tranquilidad social, para bien de todos.

Teresa Vírgala de Arijón

DNI 4.449.246

Más allá del pañuelo

La promoción y prevención de la salud son los pilares en los que se debe fundamentar la salud pública. Y esas acciones dependen del Estado, en primer lugar, de las organizaciones sociales y de los individuos. Cuando la sociedad pide por el aborto bajo el nombre de salud pública cae en una enorme contradicción. Y, peor aún, cuando el Estado acompaña legalizando esta práctica que nada tiene que ver con la medicina, sino más bien con intentar resolver un conflicto emocional y social de manera brutal. En el caso en que la ley se apruebe me pregunto, como médica: ¿cómo trataremos a los pacientes que sienten que la vida no tiene sentido en sí misma y dependen de la mirada del ajeno? ¿Cómo sostendremos que la vida vale cuando se sienten solos, inútiles y rechazados y optan por el suicidio? ¿Cómo transmitiremos que somos valiosos y dignos a pesar de la mirada del otro si la vida es según la circunstancia? ¿Cómo le enseñaremos a una mujer a identificar sus sentimientos y a elegir en relación con ellos cuando se niega el valor de la vida, de la muerte y de la pérdida? ¿Cómo acompañaremos al paciente que padece una patología física o mental y sufre el estigma de esta sociedad cuando desde el Estado se legaliza y se promueve la muerte del diferente o de aquel que fue concebido en el conflicto? ¿Cómo acompañaremos a los individuos en los diversos procesos de la existencia cuando no se respeta el desarrollo de aquellos que esperan nacer? Y finalmente: ¿qué tiene de humano, de constitucional y de saludable ejercer la ley del más fuerte? Es muy sencillo colgarse el pañuelo verde, poner like y salir a marchar cuando la vida que está en juego es la de aquel que jamás podrá defenderse.

Somos responsables de las batallas que elegimos, somos responsables también de nuestra ignorancia aunque esté plagada de buenas intenciones y lleve el color de la esperanza.

María Inés Sinopoli

DNI 29.480.751

Síndrome de Down

Somos madres de hijos con síndrome de Down, profundamente afectadas por el debate de la ley del aborto. Cada una recibió la noticia de tener un hijo con síndrome de Down de una manera diferente, con sensaciones de miedo ante lo desconocido, con primeros tiempos de abultadas consultas médicas y un tsunami de emociones variadas. Pero hoy coincidimos plenamente en que nuestros hijos han dado un giro de 180 grados muy positivo a cada una de nuestras familias. Son dulces, cariñosos, alegres, sonrientes. Siempre abiertos a dar y recibir cariño, muestran qué es lo más importante y sacan lo mejor de los que los rodeamos y de los que no los rodean también, pues está comprobado que quienes tratan con niños con síndrome de Down aprenden a tolerar más las diferencias, a saber esperar y, en definitiva, a ser más humanos. Ellos, a su vez, pueden tener una existencia plena e integrada en la sociedad, como cualquiera de nosotros. Con su sola presencia hacen de este mundo un lugar mejor. Nuestras vidas son más felices y completas desde que ellos están con nosotros y no las concebimos sin ellos. El aborto anularía la posibilidad de que muchos de ellos existieran. En países donde existe la ley del aborto estos niños son abortados en un 95% aproximadamente, lo cual corrobora el índice de discriminación que padecen estos chicos. Al permitir abortar hasta la semana 14 sin expresión de causa se da vía libre al aborto eugenésico, pues la mayoría de las enfermedades o síndromes como el Down ya se detectan en la semana 12.

Por otro lado, al introducir el derecho a abortar hasta los nueve meses por el mero "riesgo" a la "salud bio-psico-social", se abre lugar a que la madre invoque angustia (salud psíquica) o dificultades en la vida de relación (salud social) al conocer que el hijo o hija tendrá una malformación o padecerá de una discapacidad, como el síndrome de Down. Se habilita entonces el superderecho a obtener su eliminación dentro de los cinco días corridos, aun cuando el bebé cursara ya el noveno mes de embarazo. Es decir, la discriminación de la persona con capacidades diferentes sigue ahí, aunque ahora encubierta. No queremos dejar de insistir a quienes tienen en sus manos el poder de elaborar nuestras leyes, que toda vida vale.

María Fossati

DNI 18.272.159

Luz M. Molina Pico, María Silvina Sánchez y siguen 60 firmas

Macri y Frondizi

En el excelente artículo de Sergio Berensztein del 27 del actual sobre "el Macri desarrollista y el ortodoxo" se cita a Arturo Frondizi: este gran estadista fue un desarrollista coherente que tomó medidas "ortodoxas" en los momentos adecuados. No tengo motivos para dudar que el Presidente tenga la misma intención. Lo ha manifestado al asumir la presidencia. Es más, algunos de sus colaboradores al enviar su adhesión a un homenaje no partidario al expresidente recogieron significativos aplausos. Es obvio que la necesidad de las decisiones debe ir de la mano de la oportunidad. Así fue que Álvaro Alsogaray, cuando se le pidió la renuncia, desorientado se marchó a un cine. De igual manera, la renuncia del ministro Aranguren carece de sentido si no se recupera el autoabastecimiento y se deja de adquirir petróleo, con el drenaje millonario que significa. También, si se decide corregir hechos de corrupción denunciados, cuando ello favorece no solo a la institucionalidad, sino también a la situación económica.

El aporte privado de ideas evita las explicaciones públicas. Aunque ambos tengan igual valor y el mismo espíritu de cooperación.

Eduardo Lorenzo De Simone

DNI 4.122.712

Falsos médicos

Fui a ejercer la medicina a España. Me exigieron : 1) Diploma de médico autenticado en la cancillería argentina. 2) Certificado de residencia completa (autenticado). 3)Diploma de licenciado de Medicina y Cirugía español (homologación de título). 4)Matriculación en el Colegio Médico español. 5) Contrato de trabajo en España. En la Argentina las exigencias deberían ser similares. ¿Estaremos viviendo en "el mundo del revés" de María Elena Walsh?

Guillermo Jorge Malter Terrada

DNI 4.704.621

Adiós a la línea fija

Acabo de dar de baja una línea telefónica fija que, a un costo razonable, mantuve durante más de 20 años como alternativa para usos exclusivamente familiares.Mi decisión se basó quizás en un 20% en que el costo se empezó a incrementar, pero en un 80% en que los únicos llamados que recibía eran o molestas encuestas sobre cualquier cosa o indeseados mensajes grabados del intendente de mi localidad explicándome a cualquier hora, luego de un campechano "¡Hola, soy...", las bondades, los logros y las realizaciones de su gestión. Aclaro que tramité ante el ente regulador el bloqueo de este tipo de mensajes, y que hago pública esta decisión porque quizás a la prestadora le interese saber por qué pierde un pequeño ingreso, y a los funcionarios, que ciertas acciones molestan a una parte de sus potenciales votantes.

Oscar Ángel Rocha

DNI 4.399.334

No más baldosas

Haciéndome eco de lo vertido por el lector Juan José Varrone sobre el despilfarro de lo recaudado por el ABL, considero que el despilfarro mayor son los fondos destinados al plan de embaldosado de la ciudad, sistema que las grandes urbes del mundo han reemplazado por el del alisamiento de sus veredas, cuyo bajo costo, rapidez de ejecución, durabilidad y facilidad de reparación han dado muestras de su efectividad y beneficios. Estas cualidades no han sido tenidas en cuenta por el jefe de gobierno porteño al momento de abocarse a esta obra, a pesar de las críticas en contra.

Rodolfo Leandro Salomone

DNI 4.313.335

En la Red

El rol de las Fuerzas Armadas

Facebook

  • "Está perfecto: que vayan a la frontera y brinden logística" - Juan Sánchez
  • "Los pibes que están ahora en las FF.AA. en los 70 ni habían nacido" - Mona Nitamon
  • "Tomar precauciones legales para que ciertos hechos del pasado no se repitan no es castigar a nadie" - Marcos Borodovsky
  • "¿Y cuándo van a castigar a los guerrilleros que mataron a muchísima gente inocente?" - César Sosa
  • "No se puede estar pensando en el pasado, hay que seguir adelante" - Amelia Bau

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?