De los lectores: cartas & mails

¿Y esta indulgencia?; Descuido del protocolo; El peronismo; Lo que quiero; Que descansen en paz
(0)
30 de noviembre de 2018  

¿Y esta indulgencia?

No comprendo ni puedo imaginar los motivos para negociar con los grupos piqueteros el ingreso hoy al centro de Buenos Aires.

Según se informó, más de 80 organizaciones podrán marchar desde la avenida San Juan por la 9 de Julio y llegar hasta la Plaza del Congreso. Para todo el resto de la población hay severas restricciones para desplazarse y se había recomendado a los vecinos que salgan de la ciudad...

¿Qué vienen a hacer esos grupos? ¿A pelearse con la policía, a romper otra vez el mobiliario urbano? Y los colectivos que los transportan estarán nuevamente estacionados en lugares prohibidos. Las autoridades, tan severas con las infracciones de los autos particulares, son indulgentes con ellos, y desaprovechan una nueva oportunidad para averiguar quién los contrata y quién paga el jornal de los manifestantes, e investigar si son desvíos de fondos públicos.

Alguien debe explicar esto.

Teófilo Jaralambides

DNI 4.599.763

Descuido del protocolo

Como persona dedicada al ceremonial y al protocolo, me duele lo sucedido en el aeropuerto de Ezeiza cuando llegó el presidente de Francia. El jefe de un Estado merece el mayor de los respetos y cuando los medios tecnológicos actuales permiten una rápida comunicación, es inadmisible que se haya permitido el descenso del señor Macron y su esposa del avión cuando no había nadie para recibirlos. El presidente francés, en un gesto de cordialidad, se acercó entonces a dos personas que estaban en la pista y les extendió su mano. Me duele lo que pasó y me sublevo ante el descuido del protocolo y del ceremonial oficial.

Roberto Sebastián Cava

Especialista en Protocolo y Ceremonial por la Universidad de Oviedo y la Escuela Diplomática de Madrid

DNI 4.286.823

El peronismo

Del lúcido análisis que hace Eduardo Fidanza en la edición del 24 del actual ("Por qué la Argentina no puede poner tercera"), surgen algunas conclusiones que lo enriquecen. 1) Ante todo, Fidanza reconoce que Cambiemos tiene una sola oferta electoral para 2019: Macri o, en todo caso, Macri-Vidal, y que la suerte de esa única dupla oficialista no depende de la calidad de sus propuestas (que no existen), sino de factores ajenos a ella y a los argentinos ("la evolución de la economía [que] ha quedado, en lo inmediato, reducida a la ayuda y las instrucciones del FMI, y al ánimo esquivo del capital financiero"). 2) En segundo lugar, afirma Fidanza que si volviera Cristina se prevé "una estrepitosa huida de capitales", temor que, dicho sea honestamente, comparten muchos argentinos. 3) Por último, califica la oferta del llamado Peronismo Federal como un "misterio", pues nadie sabe si será del agrado "de los mercados". Incluso, adelanta que hay dos dirigentes de ese sector que sí "tranquilizan a los dueños del dinero". Ante ello, y remedando el eslogan de la General Motors de hace 60 años, cabe preguntarse: lo que es bueno para el FMI, el capital financiero, los mercados y los dueños del dinero (en definitiva, el poder financiero del planeta) ¿es acaso bueno para la Argentina? ¿Esos son nuestros "amigos" del mundo al cual conviene que nos integremos?

En segundo lugar, la polarización Macri-Cristina no beneficia a los argentinos. Al contrario, nos coloca en un callejón sin salida, a tal punto que la tarea más importante y urgente de los políticos de ambos lados de la grieta es superar ese falso y prefabricado dilema.

Finalmente, las posibilidades del peronismo no se agotan hoy en la disyuntiva Cristina o Peronismo Federal. Hay infinidad de reuniones de dirigentes y cuadros de prestigio -nuevos y viejos- que buscan, en debates y asambleas de intensidad y frecuencia crecientes, una tercera solución sobre la base de un candidato que supere las rencillas. También hay en el peronismo una búsqueda avanzada de un proyecto estratégico que fundamente y otorgue proyección de futuro a esa tercera solución y a su eventual candidato superador de rencillas internas. Sería interesante que el periodismo escudriñara un poco en ese mundo subterráneo que está surgiendo en el movimiento fundado por Perón.

Juan Gabriel Labaké

jglabake@gmail.com

Lo que quiero

No quiero bonos navideños ni asignación alguna. No quiero que me regalen una netbook ni una tablet. No quiero subsidios por mis consumos de gas, electricidad o transporte. No quiero bolsón de alimentos, ni sidras, ni pan dulce, ni ningún deporte "gratis", ni obsequio de antenas. No quiero populismo, que bajo la apariencia de gratuidad nos hunde y nos endeuda desde lo económico y lo ético, quitándonos dignidad. No... solo quiero que mi jubilación sea suficiente para adquirir mi "canasta", para afrontar mis alimentos para el cuerpo y el espíritu.

Teresa Vírgala de Arijón

DNI 4.449.246

Que descansen en paz

Como capitán de ultramar y guardiamarina de la reserva naval, me afectó el hundimiento del submarino ARA San Juan. Conociendo la capacidad de nuestros marinos, sospeché que alguna reparación no había sido bien hecha. Cuando fui gerente de navegación de la flota de YPF, saqué los barcos a reparar y los mandé a Puerto Belgrano, porque me daban la seguridad de que el arreglo se hacía en forma total. Cuando fui oficial por más de diez años en YPF, aprendí cómo salían los petroleros reparados. Los argentinos que estudian nuestra historia conocen la trayectoria de los gobiernos que hemos tenido. Algunos buenos, otros dieron prioridad a su fortuna personal. Pero un submarino debe salir de una reparación en perfecto estado. Es criminal permitirle zarpar con alguna duda. Por lo informado, había una duda. A la profundidad en que quedó después de la implosión, se necesitan mucho dinero, medios y gran experiencia para reflotar los restos del San Juan. A los familiares, ninguna explicación los conformará, es lo lógico. Algunos miserables tratarán de lucrar con el dolor familiar. Estamos acostumbrados a la falta de educación y respeto.

Como marino mercante, gloria y honor a nuestros marinos de guerra. Que descansen en paz.

Carlos A. Borisenko

DNI 4.340.294

En la Red

La final entre River y Boca, en Madrid

Facebook

  • "Que vergüenza... dos equipos de fútbol de un mismo país no lo pueden hacer en su propia casa. ¡Que sociedad decadente!" - Silvia Kolln Toloza
  • "Ah, bueno, se trataba de vender el negocio al mejor postor" - Monina Scarinci
  • "¡El clásico más vergonzoso del mundo!" - Gonzalo Calvet

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.