De los lectores: cartas & mails

¿Y los padres?; Protección al menor; ¿Regla o excepción?; Ficción y realidad; Dos por uno; Renta financiera; Mensaje negativo; Métodos de pago; Dejar de fumar
(0)
15 de diciembre de 2018  

El #MeToo nacional

¿Y los padres?

¿Y a los padres nadie les reclama? ¿Y a las madres? ¿Quién decide que una niña (porque para algunas cosas son nenas y para otras son mujeres sexualmente maduras para el sexo multigénero y para decidir abortar las veces que quieran) esté a miles de kilómetros de distancia en la habitación de un hotel junto a un hombre de 45 años? De verdad que el mundo se puso al revés. El no es no, pero, ¿cuál es el problema de raíz acá? Si el productor del programa hace diez años estaba cortando polleras con una tijera, hoy se indigna y se embandera con la situación. Y si el mismo colectivo que defiende posiciones extremas dice que hay identidad de género e igualdad, ¿quién decide que el que se proclama mujer es más débil que el que se proclama hombre?

Con esta falta de lógica y sentido común cualquier reclamo se vuelve berreta y sin valor real.

María Mesones

DNI 29.117.816

Protección al menor

Luego de la sobreexplícita y meticulosa declaración mediática de la presunta víctima de abuso sexual del programa Patito Feo, cabe preguntarse, entre otras cosas, si era necesario que todos los canales de TV y radios pasaran con excesivo lujo de detalles la descripción de la escena de abuso sexual en forma reiterada y a toda hora, no importando siquiera el horario de protección al menor. Es evidente que para muchos el hipersexualismo que vivimos "garpa" (como dicen los chicos). Sin embargo, los que pagarán y muy caro sus consecuencias serán esos mismos chicos influenciados excesivamente por los mismos medios que no respetan las normas, y ahí será tarde para decir: "Mirá cómo nos ponemos".

Antonio R. Lagioia

DNI 8.474.383

¿Regla o excepción?

Las juezas del TOF4 Palliotti y López Iñíguez, al decidir la liberación de Amado Boudou, condenado por defraudación al Estado y multiprocesado por corrupción, señalaron en la sentencia que la regla es la libertad y el encarcelamiento solo se justifica cuando existe riesgo procesal: peligro de fuga o entorpecimiento de la investigación.

Entonces, ¿por qué motivo extrañamente constitucional hay tantos presos, en su mayoría ancianos de más de 80 años, procesados o sin sentencia firme por supuestos hechos ocurridos hace más de 40 años?

Avisen a las doctoras que la regla en la Justicia a la que pertenecen resulta ser una excepción.

Pablo A. Pirovano

DNI 18.027.314

Ficción y realidad

¿Recuerdan a Jean Valjean, el personaje de Los miserables que fue preso por robar un pan? Aquello era una ficción. Ahora te podés robar un país y quedar en libertad.

Esto es una realidad.

Humberto Juan Pizzi

DNI 4.765.476

Dos por uno

"La voz valiente de los profetas", titula Marcos Aguinis el artículo publicado el 18 de agosto pasado en LA NACION; refiriéndose al libro Locos de Dios, del preclaro pensador de nuestro tiempo Santiago Kovadloff. "...El profeta no solo condena, sino que llama a la autocrítica, implora sensatez y arriesga su vida para que el pueblo llano y los ensoberbecidos dueños de poder caminen por la senda de la moral...". Las palabras de Aguinis evocan la condición bautismal de los cristianos por la que todos somos profetas.

Con humildad medito y comparto aquello que estoy viendo y escuchando. No es fácil hablar en estos tiempos y no puedo evitar preguntarme qué mueve el obrar de algunos. Será que es más fácil hablar para la tribuna. No creo que Dios pida eso. ¿Cómo puede ser que abogados y jueces plasmen en sus dictámenes discriminaciones hacia los delitos de lesa humanidad, como si entre muchos aberrantes delitos algunos fueran más condenables/ perdonables que otros? Adhiero al editorial de LA NACION del 26/11 "El dos por uno y la vigencia de la ley penal más benigna". Aplicar esta ley con la certeza de que todos somos iguales ante ella no quiere decir que se aprueben inaceptables y condenables acciones acontecidas durante la última dictadura. No habrá paz sin verdad y justicia. ¿No será hora de que los argentinos depongamos las armas ideológicas y veamos con objetividad y valentía ese triste pasado en el cual perdimos todos? Además de los cientos que ya obtuvieron sentencia, más de 400 detenidos por delitos de lesa humanidad, algunos injustamente, aún aguardan condena y llevan años de prisión preventiva, habiendo entre ellos mayores y enfermos. Esto no parece justicia, quizá se llame de otro modo?

Santiago Olivera

Obispo castrense de la Argentina

soliveracura@gmail.com

Renta financiera

Ha trascendido que el Gobierno apura la reglamentación del impuesto a la renta financiera, un tributo desafortunado para un país deudor como la Argentina. Pocas dudas caben de que uno de los disparadores de la última corrida cambiaria fue, precisamente, la creación de este nuevo gravamen, lo que ocasionó una sobreventa de valores argentinos y una fuerte salida de capitales. Como consecuencia de esto, comenzó a incrementarse el riesgo país, hasta llegar a superar los 750 puntos básicos por encima de lo que paga el Tesoro norteamericano por endeudarse a 10 años de plazo, lo que hace que la Argentina sea considerada por los prestamistas un país más riesgoso que Nigeria, Senegal o Angola, por ejemplo. Estimaciones de los especialistas sitúan el rendimiento del impuesto comentado en unos 8000 millones de pesos, o sea, aproximadamente 200 millones de dólares. La Argentina tiene vencimientos anuales de entre 20.000 y 25.000 millones de dólares en los próximos cuatro años. Estas dos cifras dejan en claro que los legisladores, especialmente los del Frente Renovador, impulsores del gravamen, no tomaron en cuenta el costo-beneficio al sancionarlo, y tampoco una de las condiciones básicas que debe reunir todo tributo, esto es, la "neutralidad"

Es fundamental una rápida baja del "riesgo país" para superar la actual recesión. La postergación sine die del decreto reglamentario, que dejaría en suspenso el pago del gravamen, puede ser una señal para lograrlo.

Hugo Perini

DNI 10.224.705

Mensaje negativo

Hace unos días encontré en Netflix un documental argentino titulado Todo sobre el asado, protagonizado y narrado por Carlos "el Negro" Álvarez y realizado con el apoyo del Incaa. Comencé a verlo con entusiasmo, pero este me duró apenas unos minutos. En una de las primeras escenas, Álvarez aparece manejando su flamante automóvil y al girar en una esquina (sin semáforo) le toca la bocina a una señora que estaba cruzando la calle (por la senda peatonal) empujando un cochecito con su bebé y sin frenar exclama: "¡Qué boluda esta mina! ¡Cuidá a ese nene, carajo!", y agrega: "Ah, un detalle: en este país no se frena en las esquinas, frena el que anda a pata". Quedé atónito, y no porque que estas cosas no sucedan con frecuencia en nuestro país, sino porque este tipo de actitudes deberían ser condenadas y no promocionadas en un documental con el sello de cine argentino, disponible en una plataforma que llega a millones de televidentes de nuestro país y del mundo. La actitud del señor Álvarez me dio vergüenza, y es otra oportunidad perdida de mostrar que estaríamos mucho mejor si todos nos comportásemos con más respeto hacia el otro.

David Pettinari

DNI 17.279.034

Métodos de pago

La modernidad está presente y cuando de pagar se trata nos facilitan una enormidad de métodos de pago para cobrar y recaudar? a veces. Uno puede hacer cola en los bancos correspondientes, pasar por Pago Fácil o por RapiPago, pagar por la red Banelco (Pago Mis Cuentas) o por la red Link, pagar por home banking, etc. Pero a veces no la hacen tan fácil. No entiendo la razón por la que el Estado en cualquiera de sus niveles no facilita todas las alternativas, y nosotros, los contribuyentes, los que pagamos, los que mantenemos ese Estado, podemos hacerlo como nos convenga. Debería ser una obligación del Estado. Si tengo que pagar el servicio de agua de un pueblo de las sierras cordobesas, lo tengo que hacer en el Banco de Córdoba; si tengo que pagar una multa de tránsito de la provincia de Santa Fe, lo tengo que hacer en el Banco de Santa Fe. Imposible. Todo sea para complicar al contribuyente.

Eduardo Servente

DNI 11.266.444

Dejar de fumar

En relación con la carta publicada el fin de semana pasado en la que se asegura que el solo deseo de dejar de fumar alcanza para abandonar el tabaco, sin ánimo de confrontar con su autor, quiero contarle que mi experiencia fue totalmente distinta. En mi caso fue determinante, por un lado, no poder practicar y disfrutar del aerobismo, por la agitación y el cansancio que me provocaba el cigarrillo (llegué a comprar tres atados diarios). Por otra parte, fue fundamental poder conocer, a través de la información de un médico y un psicólogo, cuál era el origen del deseo de fumar: la nicotina se deposita sobre todas las células del organismo, pero en particular en las del cerebro. Cuando los niveles de nicotina descienden al comenzar a fumar menos o dejar repentinamente el hábito, el cerebro envía la orden para reponer ese depósito y de ahí el compulsivo e irrefrenable deseo de fumar, que nos hace permanecer en el vicio. Consejo: los primeros días de abstinencia no consumir ni mate ni alcohol ni reiterar costumbres habituales (por ejemplo, sentarse en el sillón habitual después de cenar a mirar televisión) y consumir mucha más fruta y jugos saludables.

Esa fue mi experiencia y hace más de 30 años que soy "exfumadora".

Susana de Rosa

DNI 6.384.256

En la Red

Extienden el horario de venta de alcohol en la provincia de Buenos Aires

Facebook

  • "Era hora... la medida no servía para bajar el consumo, sino que beneficia a los deliveries clandestinos de alcohol" - Maximiliano E. Colicchio
  • "Tanto en restaurantes como en boliches te venden hasta cualquier hora y sin límites. Si prohíben, que lo hagan en todos lados" - Ana María Carnessali

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.