De puño y letra, el diario de un forastero

(0)
29 de julio de 2017  

Es hermoso, desconcertante, loco e intolerable. Lo señaló E. M. Cioran acerca del modo en que el polaco Witold Gombrowicz escribió sobre Dante, pero pudo haberlo dicho sobre muchos otros momentos de su obra. Gombrowicz, una de las voces más personales de las vanguardias europeas del siglo pasado, mantuvo una relación muy especial con la Argentina, adonde llegó por azar y se quedó durante 24 años. Por eso su Diario (1953-1969) , que ahora reedita El Cuenco de Plata, incluye fragmentos de su experiencia como forastero en nuestro país (la extranjería y el exilio asoman como temas frecuentes en sus novelas), además de observaciones siempre agudas y originales sobre Polonia, la noción de patria, las artes o la literatura.

Escritas para la revista Kultura, dedicada a los polacos que vivían en París, estas piezas se completan con Kronos , el diario íntimo que llevó Gombrowicz y que contiene abundantes anotaciones sobre su vida sexual, y también con una parte de su creación artística ( Ferdydurke , Transatlántico , Bacacay ), que incluye bocetos de ese poderoso autorretrato.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.