De Vido, en caída libre