Delicias y miserias del nacionalismo lúdico