Derechos humanos, la bandera que no podía mancharse