Desafíos de la educación primaria en China

(0)
25 de abril de 2004  

HANGZHOU, China.- Como parte de un programa exitoso desarrollado por la Academia de Ciencias de Francia, se desarrolló en esta ciudad un encuentro de profesores franceses y chinos sobre educación de la ciencia en la escuela primaria. Hace pocas semanas la misma academia francesa firmó un convenio con nuestro Ministerio de Educación y la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales para poner en marcha el programa "Manos en la masa" , en mil escuelas argentinas. El tema es crucial y es muy auspicioso que la Argentina se integre a este programa mundial.

La idea es que los niños aprendan ciencias haciendo observaciones y experimentos simples, pero controladas, desarrollen su capacidad de asombro, escriban y comenten en grupo sus hallazgos. Por qué flotan algunos cuerpos y otros se hunden, cómo podemos medir el diámetro de la tierra, etc. Todo es muy sencillo, no se precisan equipos costosos ni laboratorios especiales. Se trata de aprovechar los recursos locales para estimular el pensamiento científico. La capacitación docente debe ser continua y hay un excelente soporte en Internet para los maestros.

* * *

Este planteo significa una renovación total de la educación científica, especialmente en países cuya cultura, como sucede en China, ha privilegiado una transmisión literaria, y pasiva, de los conocimientos en la escuela. Tampoco Francia tenía programas apropiados para la enseñanza de la ciencia en los primeros años de la escuela y los académicos han desarrollado una labor prodigiosa para poner una "semilla de ciencia" en las mentes de los niños.

Llama la atención el interés de algunos científicos eminentes por acompañar y guiar este proceso. El programa fue iniciado en Francia por Georges Charpak, premio Nobel de Física. En China, la profesora Wei Yu, ex viceministra de Educación, y la primera mujer de su generación con un doctorado en ciencias, es la más entusiasta propulsora del programa, llamado "Aprender haciendo". Muchos científicos chinos se han unido al proyecto, que ahora se propone incluir también a las neurociencias en el estudio del aprendizaje escolar. Tuve la oportunidad de presentar en este congreso algunas ideas sobre la neuroeducación.

Visitamos varias escuelas primarias y jardines de infantes de la ciudad, todas ellas impecables y muy bien equipadas. La alegría de los niños era contagiosa al ver a tantos visitantes extranjeros y nos recibieron con varias demostraciones, realmente brillantes, del programa.

Evidentemente, estamos asistiendo a un cambio profundo en la cultura china, la renovación es impresionante, pero la transformación llevará un tiempo, la complejidad, la extensión y la inmensa población de China constituyen un desafío para todo el mundo, no solamente para sus habitantes.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.