Opinión. Descontentos y oportunistas