Suscriptor digital

Diálogo semanal con los lectores

Por Octavio Hornos Paz De la Redacción de La Nación
(0)
31 de enero de 2000  

UNO espera que los animales sean fieles a sus expresiones típicas. Pero esto no es siempre así.

En la Semántica , de Stephen Ullmann, se lee que una expresión onomatopéyica regular es la del cuclillo, que en francés suena coucou ; en italiano, cuculo ; en latín, cuculus ; en rumano, cucu ; en alemán, Kuckuck , y en ruso, kukushka .

Otras aves se pliegan, al parecer, a variantes nacionales.

El canto del gallo suena en inglés -según Ullmann- cock-a-doodle ; en francés, cocoricó , y en alemán, kikeriki .

Najdorf in memoriam

El señor Fernando Steinbaum, presidente del Club Argentino de Ajedrez, nos dice: "En un artículo del día 6 de diciembre en el suplemento Deportiva, se comentan aspectos del Campeonato Argentino de Ajedrez 1999 Miguel Najdorf in Memoriam. Dichos comentarios son profundamente injustos, alejados de la realidad y han merecido el unánime rechazo y repudio del ambiente ajedrecístico en general.

"La crítica de vuestro cronista se basa en dos aspectos: a) el no haber visto una foto o cartel con el nombre del maestro recordado; y 2) su rechazo al club en que se disputó el torneo.

"Con respecto al primer ítem, debemos señalar, que dada la situación de retroceso y emergencia económica y deportiva que, desgraciadamente, vive el ajedrez en nuestro país, el esfuerzo particular de los familiares de Miguel Najdorf sólo debe ser motivo de elogio, agradecimiento y respeto. Sin ese desinteresado aporte, probablemente el Campeonato Argentino de Ajedrez 1999, ganado por el gran maestro Pablo Ricardi, no se hubiera realizado por falta de fondos. A Miguel Najdorf en el Club Argentino no hace falta ponerle un cartel o su foto, a pesar de que ella existe. En nuestras salas él pasó muchos días de su fructífera vida y aún resuena su voz inconfundible y su notable sentido del humor dentro de las paredes del club, al que tanto ayudó y amó. Sólo hay que saber escuchar...

"El otro punto de crítica es el supuesto "deterioro del club, sus ruidosos pisos y sus oscuras salas", comentario no sólo inexacto e injusto, sino que también constituye un agravio gratuito a uno de los clubes de ajedrez más viejos de América, fundado en 1905.

"No es necesario recordarle al señor director, así como a los miles de aficionados al ajedrez de la Argentina y del mundo, que por sus dignos salones pasaron los más ilustres jugadores de todos los tiempos, desde campeones mundiales hasta personalidades de las artes, ciencias y política del pasado y actuales. Sin ir más lejos, nuestro actual presidente de la República, el doctor Fernando de la Rúa, es socio honorario del club desde hace varios años. Y otro de sus colaboradores, don Luciano W. Cámara, decano de los cronistas de ajedrez, autor prolífico y personalidad altamente respetada en el ambiente, fue vicepresidente del club hasta hace poco tiempo.

"En este deteriorado sitio, en sus oscuras salas y sobre sus ruidosos y añejos pisos, fue velado don Miguel Najdorf, homenajeado por una guardia de granaderos enviada al efecto por el teniente general Balza. En este deteriorado sitio se disputó en 1927 la corona mundial entre Casablanca y Alekhine. En sus oscuras salas disputaron la semifinal del Campeonato del Mundo Fisher y Petrossian. Sobre sus ruidosos y añejos pisos se disputaron más campeonatos argentinos y torneos magistrales que en cualquier otro lugar de la Argentina, ni hablar de los ilustres ajedrecistas que fueron nuestros invitados, profesores o participantes de memorables torneos. Esta larguísima lista se cierra con la doble visita y participación en un torneo del club del actual campeón mundial, Garry Kasparov.

"A ninguno de ellos le molestó en lo más mínimo el viejo petit hotel de Paraguay 1858, con su siglo y pico de existencia, cubierto de tradición ajedrecística y honores merecidamente ganados."

Azafrán

A veces, cuando el arroz viene teñido levemente de amarillo, uno puede citar al Arcipreste de Hita, que decía: "Coloran su mucho agua con poco azafrán".

El nombre del condimento proviene del árabe, azaferán , que no sólo nombra al vegetal de que proviene el polvo, sino que también designa el color amarillo anaranjado, de que se habla en La Celestina .

Octavio Hornos Paz recibe las opiniones, quejas, sugerencias y correcciones de los lectores en el 4319-1627, de lunes a viernes de 14.30 a 17.30; por fax, en el 4319-1969, y por correo electrónico, en la dirección ohornospaz@lanacion.com.ar

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?