Diálogo semanal con los lectores

Por Octavio Hornos Paz De la Redacción de LA NACION
(0)
31 de diciembre de 2001  

Como a través de la correspondencia notamos que subsisten las dudas acerca del uso de la preposición de seguida por que , recordaremos las normas que lo rige.

El complemento directo en forma de proposición sustantiva que sigue a verbos que indican pensamiento o su expresión -como aclarar, creer, decir, imaginar, suponer, etcétera- se encabeza con la conjunción que . Ejemplos: Estimo que llegará mañana. Creo que está equivocado. Pienso que es demasiado temprano. Supongo que lo ignoras.

Otros verbos o frases verbales -alegrarse, acordarse, olvidarse, darse cuenta, etcétera- requieren la construcción de que . Ejemplos: Estaba seguro de que lo haría. Nos acordamos de que es su pariente. No gusta de que le hagan esas bromas.

El uso incorrecto de la expresión de que se denomina dequeísmo.

¿Traducciones?

Don Eduardo García Belsunce nos escribió hace un tiempo lo que transcribimos abajo:

"En la sección Economía & Negocios, en la nota titulada "Nuestra señora de la dolarización", encuentro estas curiosas traducciones del inglés: "aproblemada economía", por el contexto se supone que quiere decir problemática o incierta. Es la primera vez que leo este barbarismo. Más común es el uso de "dramático". En la nota "La inflación ha caído dramáticamente", correcto sería decir "abruptamente" o algo similar. La tercera y divertida traducción es "la recolección de impuestos". Para desgracia de nuestro país no se pueden recolectar los impuestos, como las cosechas, por ejemplo. No hay otra solución que recaudarlos, sin éxito."

Tiene razón nuestro amigo, esto no es ni español ni inglés. ¿Será suajili?

Consideraciones geográficas

Nos la envía José Angel Gregorio, de esta Capital. Van abajo:

"En cualquier geografía que se precie, y de tiempo ha, ya que la geografía no ha cambiado en siglos, salvo algún maremágnum que dispusiese otra geografía, al extenso continente asiático se lo dividió -desde un punto de vista estrictamente europeo-, en el Extremo Oriente, Japón, China, Corea, etcétera; Oriente Medio, la India, Afganistán, Paquistán, etcétera, y Cercano Oriente, el lindante con el continente europeo, tal Palestina, Líbano, la actual Israel y otros limítrofes.

"Desde hace tiempo, empero denominan Medio Oriente a los países que están en el Cercano Oriente y la actual guerra, es la que se está desarrollando en Oriente Medio, esto es en Afganistán (esperemos que no pase de ahí).

"Y digo con criterio europeo, pues es el que adoptamos en América como si estuviéramos en Europa, pues para este continente el oriente (este) es el océano Atlántico, Europa en el hemisferio norte yAfrica en el hemisferio sur. Occidente (al oeste, océano Pacífico por medio) los lejanos Japón, China, Corea, etcétera, es decir, lo opuesto al criterio europeo, que sigue imperando en América.

"Es difícil que se haga una corrección luego de tanto tiempo de lo que señalo como un error."

Evacuar

Señor ingeniero Francisco J. Sierra, el verbo evacuar se conjuga como le enseñaron los maestros de Luján. Dice Manuel Seco en su Diccionario de dudas de la lengua española : "Se conjuga, en cuanto al acento, como averiguar ".

La hectárea

Con retardo, damos la aclaración del lector Domingo E. Ariagno.

"En el artículo "Ruinas mayas en Copán" (muy interesante), se menciona que "el parque arqueológico de los mayas en Copán tiene unas 4500 piezas arquitectónicas construidas con piedras y concentradas en unas cuatro hectáreas cuadradas, que visitan...".

"La hectárea es una unidad de superficie, no tiene sentido la palabra "cuadrada"."

Palabras que faltan

"He podido comprobar que en el Diccionario de la lengua española , de la Real Academia, edición de 1984, no existen las palabras "decisor", para calificar a quien decide, equivalente a decision-maker en inglés, ni tampoco "heterólogo", como opuesto a "homólogo". Comprendo que debe ser una ardua tarea para la Academia pronunciarse sobre las numerosas propuestas de cambios que corrientemente recibe, pero estas dos que menciono sin duda serían una contribución bien útil al ajuste del léxico usual."

A esa notícula del señor Juan Carlos M. Beltramino respondemos que los diccionarios recogen las expresiones que existen, no los que -a juicio de los lectores- deberían existir.

Octavio Hornos Paz recibe las opiniones, quejas, sugerencias y correcciones de los lectores en el 4319-1627, de lunes a viernes de 14 a 16.30; por fax, en el 4319-1969, y por correo electrónico, en la dirección ohornospaz@lanacion.com.ar .

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.