Diálogo semanal con los lectores

(0)
5 de mayo de 2003  

En la revista española Mundo Medieval se trata acerca de la crisis del judeoespañol. Los sefaradíes han conservado su identidad a través de los siglos, cohesionada por la lengua que llevaron con ellos, el judeoespañol o ladino (corrupción de latino ), que es el castellano del siglo XV, que ha permanecido vivo hasta nuestros días.

El ladino está en grave peligro de extinción, quizá como consecuencia de la globalización. Parece ser que los sefaradíes son en la actualidad unos 300.000. Conocen el ladino unos 100.000, de ellos unos 50.000 en el Estado de Israel. Consciente del peligro, el Parlamento israelí creó el Konsejo de la Autoridad Nazionala del Ladino y su Kultura.

Los nativos de Bagdad

"En un cable publicado en Terra.com.ar se denomina a los habitantes de Bagdad bagdadíes -escribe Abel M. Furman, de Nueva York-. Yo pienso que lo correcto debiera ser bagdadenses , siguiendo la lógica de bonaerenses , platenses , etcétera. Sin tomar posiciones en el presente conflicto bélico que se está desarrollando en el país de las mil y una noches, hoy más bien el país de las "mil y una bombas" que llueven en cantidad sobre los iraquíes, me queda la duda sobre esa terminación -íes . ¿Es o no la correcta?" Le respondemos que la forma que figura en el cable es correcta. Es el plural de bagdadí , gentilicio que designa a los habitantes u originales de Bagdad.

¿De quién es la huerta?

Esta nota erudita nos la envió el lector Valerio Yácubsohn:

"En el suplemento Enfoques del domingo 30 de marzo, Esteban Peicovich se refiere a Bagdad otorgándole el significado de "la huerta del hombre".

"En el programa que conduce Néstor Ibarra, en las mañanas de Radio Mitre, escuché el 3 de abril la comunicación telefónica que mantuvo con un catedrático iraquí, cuyo nombre no pude retener, profesor en temas árabes de la Universidad Autónoma de Madrid. A la pregunta que le hizo Ibarra sobre el significado del nombre Bagdad , el profesor iraquí respondió con dos precisiones:

"1) Bagdad no es una palabra perteneciente a la lengua árabe ni tiene significado en ese idioma. 2) El nombre es de origen turco, y su significado más aceptado es "huerto de Dad", suponiéndose que Dad era el nombre de un agricultor que se hallaba establecido en el lugar.

"Estimo resultaría de interés conocer las opiniones de otros expertos en el tema."

Falsificador, no colaboracionista

Escribe Claudio H. Sánchez:

"A propósito de la nota sobre Jan Vermeer, aparecida en una edición reciente de la Revista, es interesante recordar que este pintor holandés fue objeto de un escándalo tres siglos después de su muerte.

"Al terminar la Segunda Guerra Mundial, otro pintor holandés de apellido Van Meergeren fue acusado de colaboracionismo por haberle vendido obras de Vermeer al líder nazi Hermann Goering. El acusado argumentó en su defensa que lo que había vendido eran obras suyas y no de Vermeer: las había falsificado.

"Van Meergeren estudió durante años el estilo de Vermeer para poder imitarlo. Obtenía los lienzos lavando obras de igual antigüedad pero de menor valor, fabricaba los pigmentos con las mismas técnicas que los maestros del Renacimiento y envejecía artificialmente sus obras calentándolas en un horno.

"Para probar definitivamente su inocencia, Van Meergeren pintó "un Vermeer" ante el tribunal. Finalmente fue absuelto de la acusación de colaboracionismo y condenado a un año de prisión por falsificador. Murió poco tiempo después, mientras cumplía su condena."

Cinco oraciones

El doctor Alejandro Awad nos envió esta aclaración:

"En Enfoques del 6 de abril, Esteban Peicovich escribe que en la ciudad de Bagdad se reza seis veces al día bajo la lluvia de misiles. Quiero aclarar que las oraciones rituales son cinco: al amanecer, al mediodía, a la tarde, a la puesta del sol y a la noche, en cualquier lugar donde se encuentre la persona o en la mezquita, siempre en dirección a la Meca."

El nombre de la ballena

El señor Carlos Diehl nos hizo llegar esta notícula:

"Siempre me irritan los artículos que revelan de lejos su origen en otro idioma. Por suerte, son una excepción en LA NACION, que cuenta con un equipo de excelentes traductores con muy buen manejo del estilo. Sin embargo, me molestó el uso del cocoliche "ballena asesina" en un artículo de tapa, que no es más que una pésima traducción de killer whale , que revela no sólo ignorancia del idioma sino de la zoología: ¿por qué no usar la palabra correcta, orca ?"

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.