Diálogo semanal con los lectores

(0)
26 de abril de 2004  

"Desconozco por qué -se queja el arquitecto y docente Javier Martínez Córdoba-, en varios medios de importancia, se escriben sin tilde los apellidos Béliz y Tévez . Son palabras graves o llanas (es decir, acentuadas en la penúltima sílaba) que no terminan en ene ni en ese ni en vocal; por lo tanto, deben llevarla. Y no rigen, en este caso, reglas ajenas a las de la lengua española: Béliz es tan hispánico como Armendáriz y Vértiz, y Tévez lo es como Vélez y Pérez, que lucen su correspondiente acento ortográfico. Fallas de este tipo provocan que, con el tiempo, se ignore cómo es la pronunciación real de ciertas palabras.

"La cuestión puede parecer menor -continúa el lector-, pero no lo es, ya que en una época de baja generalizada en la expresión oral y escrita es recomendable cuidar el idioma aun en los detalles, y más en los medios masivos, que pueden amplificar aciertos pero también errores."

La decisión del juez

Desde Mar del Plata nos escribe el doctor Horacio G. D´Angelo:

"En la primera plana de LA NACION, en un título destacado, se lee: "Un juez dictaminará hoy que los indultos son inconstitucionales". Llamar dictámenes a las decisiones de los jueces y tribunales de justicia es un error frecuente en el lenguaje de los periodistas, que sería bueno corregir.

"Un dictamen es una opinión que se emite sobre algo, y en el ámbito de la Justicia emitir dictámenes está reservado a los miembros del Ministerio Público, fiscal o pupilar, cuyas opiniones son necesarias e incluso ineludibles antes de resolver ciertos asuntos, o a los peritos consultados sobre hechos cuya prueba requiere conocimientos técnicos especiales.

"Los jueces y tribunales no opinan, y es saludable que no lo hagan. Ellos toman decisiones sobre las cuestiones planteadas o debatidas en el juicio, tanto en el curso del proceso como en la sentencia definitiva, sobre todo en esta última, que pone fin a la controversia con fuerza de verdad definitiva. Decir que un juez o tribunal "dictaminará" es un despropósito. Los jueces deciden o resuelven."

Abreviaturas

Julio Suaya se pregunta por qué se escriben repetidas las iniciales de "Estados Unidos" en la abreviatura del nombre. "Alguien, poco convincente, dijo que era por el plural", nos cuenta. Y, efectivamente, algunas expresiones en plural suelen abreviarse con las iniciales repetidas, por ejemplo FF.CC. por "ferrocarriles", RR.PP. por "relaciones públicas" y RR.HH. por "recursos humanos".

Sordera e hipoacusia

Nos escribe Claudio A. Cooper Mendoza:

"Me quiero referir a la nota "Mala conciencia", enviada por la Sra. Patricia N. de Chiesa. Comparto con ella que lo "políticamente correcto" corrompe la calidad del lenguaje que usamos, sobre todo en el plano de las significaciones. Pero usa un mal ejemplo, ya que sordo e hipoacúsico no son sinónimos, y no es correcto usarlos indistintamente.

"Sorda es la persona que no tiene audición porque alguna parte de su canal auditivo (cóclea, terminaciones nerviosas, aparato exterior, etcétera) tiene una lesión o malformación que lo impide. En cambio, hipoacúsica es la persona que oye menos que el común de la gente, pudiendo ser sus pérdidas leves, profundas o severas, situación esta última, próxima a la sordera. El tratamiento y rehabilitación de las personas afectadas por sordera y por hipoacusia es claramente diferenciado.

"Si aceptáramos el punto de vista de la señora Chiesa, usted y yo, que usamos anteojos, deberíamos ser calificados como ciegos."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.