Dilma y el último miedo del Mundial

Carlos Pagni
Carlos Pagni LA NACION
(0)
28 de junio de 2014  

A pesar de que el Mundial trajo dolores de cabeza a Dilma Rousseff –la abuchearon en el partido inaugural–, ella cruza los dedos: hasta ahora la organización no mostró grandes desperfectos.

Pero queda un último temor: que las tensiones entre las hinchadas argentina y brasileña no deriven en desbordes. Funcionarios de Brasilia explican: "Para nosotros siempre el único adversario es la Argentina. Por eso bromas que aquí son habituales pueden resultar pesadas".

Las autoridades no calcularon que los argentinos irían en masa: en Porto Alegre esperaban 15.000 hinchas con entradas, y llegaron 35.000. Ocupan medio estadio. Se sienten locales y se enciende más el clima.

El gobierno quiere distender. En los partidos con Irán y Nigeria hubo incidentes que alarmaron. "Con la adrenalina de las eliminatorias, si no bajamos un cambio habrá episodios de violencia", dice el mismo funcionario. Las autoridades buscan celebrities que inicien la pacificación. Caetano Veloso, por ejemplo, ya declaró: "El Maracaná vestido de celeste y blanco era muy bello"

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.