El pulso político. Dos terapias posibles