Suscriptor digital

Dudas, muchas dudas, no todas lingüísticas

Graciela Melgarejo
Graciela Melgarejo LA NACION
(0)
22 de diciembre de 2014  

En 1977, se publicó un precioso libro del ilustrador y humorista francés Sempé que se llamaba Tout se complique (?todo se complica'). Jean-Jacques Sempé siempre fue mucho más conocido por sus ilustraciones para una serie de narraciones cortas infantiles, Le petit Nicolas, escritas por otro francés famoso, René Goscinny.

El recuerdo del libro de Sempé de 1977 viene a cuento de que, por lo menos a juzgar por ciertas realidades, todo se complica para el español en nuestros días. En primer lugar los que hayan leído la muy buena entrevista ( http://bit.ly/1xtZRaX) que el corresponsal de la nación en España, Martín Rodríguez Yebra, le hizo al nuevo director de la RAE, Darío Villanueva, ya se habrán enterados, estamos ante la que será la última edición del Diccionario en soporte papel.

Es cierto que transportar los dos tomos del DRAE hasta la mesa de trabajo a veces es tarea pesada, pero la comunidad hispanohablante es nostálgica y contradictoria. También es cierto que los que no reciban, por lo menos como regalo de Nochebuena, la reciente edición no se enterarán de todos los cambios hasta que aparezca la versión digital, "a principios del nuevo año", si es que aparece un patrocinador. Porque se necesitará un patrocinador, y un patrocinador que sea muy pudiente: la Academia arrastra una seria crisis económica como muchos de sus compatriotas. Pero, Villanueva se muestra optimista: la RAE también logrará ser "sustentable".

Un ejemplo de cómo equilibrar finanzas y conocimiento lo da Fundéu. La Fundación del Español Urgente ( www.fundeu.es) es una institución cuyo objetivo principal es divulgar el uso apropiado o correcto, el buen uso, del español en los medios de comunicación; nació en 2005 y es fruto de un acuerdo entre la Agencia EFE y el banco BBVA. De manera que también hay hoy patrocinadores (una tradición del Siglo de Oro español, cuando los autores publicaban su obra con una introducción dedicada a exaltar largamente las virtudes del generoso noble que la había hecho posible).

Sin embargo, todos los participantes de la inmensa comunidad que el español ha ido formando a través de los siglos deberíamos hacer los deberes. A propósito de las recomendaciones de Fundéu, la que sigue es muy oportuna: " Blooper, alternativas en español". En efecto, ¿cuántas "alternativas" hay en nuestro idioma equivalentes al extranjerismo blooper? Dice Fundéu: "Error (garrafal), fallo (estrepitoso), pifia, metedura de pata o accidente (embarazoso) son algunas alternativas en español a blooper".

La explicación se encuentra en el origen, como siempre: "De acuerdo con el diccionario Merriam-Webster, un blooper es un ?error embarazoso, generalmente en público', concepto que en español puede expresarse de muy diversas maneras: desde las ya apuntadas en la entradilla hasta, según el contexto, cantada (a partir de la acepción trece de cantar), planchazo, tropezón bochornoso, caída embarazosa, entre otras muchas".

En fin, que se puede elegir a gusto, porque a una palabra del inglés corresponden, en este caso, muchas otras del español, y cada una con su matiz diferenciador. Una riqueza que no se mide en monedas, pero que igualmente tiene valor.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?