De nosotros depende

(0)
26 de agosto de 2001  

Ante las pesadas dificultades que afronta en estos tiempos la Argentina, se hace sentir cada vez con más fuerza la necesidad de reconstruir la esperanza y la fe de sus habitantes, hoy visiblemente debilitadas. Y día tras día crece la certeza de que esa reconstrucción sólo será posible a partir del esfuerzo conjunto de todos los sectores de la sociedad civil, mancomunados por la voluntad de edificar un país diferente, un país que sea capaz de elevarse por encima de sus propias pequeñeces y de sus propias limitaciones para escrutar las posibilidades de un futuro iluminado por los valores que dignifican la existencia humana: el amor, la solidaridad, el espíritu de trabajo, la transparencia moral.

A esos fines apunta el movimiento De nosotros depende, que se creó en nuestro país a fines del año último y que se define a sí mismo como un encuentro de voluntades que se han unido con el propósito de ayudar a crear un país mejor. Quienes se han agrupado para formar este movimiento pacífico y apartidario consideran, con razón, que el país que habitamos es necesariamente el reflejo y el resultado de nuestras propias acciones y que, por lo tanto, de nosotros depende la posibilidad de abrir paso a una Argentina distinta.

Lanzado el 21 de diciembre de 2000 -con el patrocinio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y otras instituciones-, el movimiento De nosotros depende agrupa en la actualidad a representantes de organizaciones de bien público y empresariales y de credos religiosos. Pero intenta ser, fundamentalmente, un ámbito en el que coinciden, básicamente, personas identificadas con un ideal común: contribuir a cambiar la realidad argentina, cada uno desde su lugar, en un esfuerzo transformador que apunte a la plena recuperación espiritual y material de la Nación Argentina.

En los equipos de trabajo de la agrupación De nosotros depende se cuentan miembros de las principales religiones con presencia en nuestro país: musulmanes, judíos, católicos, protestantes y evangélicos de distintas vertientes. También integran el movimiento representantes de conocidos medios de comunicación y de organizaciones de relevante trayectoria en la defensa de los valores cívicos, morales y familiares.

Algunos de los puntos fundamentales de la agrupación están expresados en una oración interreligiosa, redactada con la aprobación expresa de la Asamblea Rabínica Argentina, la Organización Islámica Argentina, la Iglesia Evangélica Metodista Argentina y la Iglesia Católica en la Argentina. La plegaria dice en uno de sus pasajes: "Que seamos todo lo que exigimos que los demás sean para nosotros". Y en un párrafo dirigido al Dios común, se expresa: "Que tengamos presente que Tú cambias la situación de un pueblo sólo cuando éste se cambia a sí mismo".

Encuentros, redes solidarias, encuestas, programas de televisión y páginas Web, entre otros instrumentos, integran el amplio espectro de canales de difusión que la agrupación De nosotros depend aspira a movilizar para que sus mensajes sean absorbidos por todos los sectores de la sociedad. Lo que se desea es que cada uno de los miembros de este encuentro abierto a todos los argentinos esté en condiciones de convertirse en el eje de un cambio que se traduzca en conductas y actitudes concretas.

Sobre la base del convencimiento de que cambiar es "más que una opción, una necesidad", el movimiento pretende renovar la esperanza de toda la población a partir de acciones nacidas de la fuerza que confiere la seguridad de estar compartiendo valores e ideales profundos. Ningún segmento de la sociedad argentina debe considerarse excluido de la convocatoria lanzada por esta agrupación. Todos están incluidos: ésa es, tal vez, la gran novedad del cambio que se postula.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?