El cine argentino y su éxito

(0)
11 de octubre de 2013  

En la Argentina, salvo casos muy excepcionales, todas las películas tienen subsidio del Incaa. Producir un film para una industria y un mercado pequeños como los locales necesariamente requiere apoyos. Pero no siempre los subsidios del instituto han estado destinados a apoyar proyectos que después el público premió con su presencia; más bien lo contrario. Basta recordar un dato ya mencionado en estas columnas: aunque el año pasado el 40 por ciento de los estrenos fueron de películas argentinas, sólo el 9 por ciento de los espectadores eligió ver alguno de los 130 films que produjo la industria nacional y, de ese total de películas, más de 50 tuvieron menos de 1000 espectadores y unas 20 no llegaron a los 200, aunque, como se denunció oportunamente, los fondos que el Incaa dedica a ese rubro no sólo son millonarios, sino direccionados en función de intereses sin la debida transparencia en la rendición de cuentas en las sucesivas gestiones kirchneristas.

Una encuesta sobre los jóvenes y el cine nacional, hecha entre noviembre de 2012 y julio de este año a 1500 jóvenes de entre 16 y 25 años y presentada recientemente por la propia Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina, agrega datos interesantes al tema, ya que son muy pocos los espectadores jóvenes que se sienten atraídos por el cine nacional (el 50% de los entrevistados no vio ninguna película local y entre los que sí vieron, fue sólo una en todo el año), y una de las razones podría ser la falta de difusión, por un lado, y argumentos "divertidos", por el otro.

El fin de semana siguiente a conocerse que el film Wakolda había sido elegido para representar a la Argentina en la próxima competencia por el Oscar, las salas de cine en donde se exhibía esta película tuvieron un récord de público, fenómeno que aún hoy continúa. Este hecho no hace más que poner de relieve una alentadora tendencia: desde hace varias semanas hay cuatro películas argentinas que figuran entre las más vistas de la taquilla local. Los temas abarcados son muy distintos: en un caso se trata de un film de animación de gran excelencia técnica, Metegol , que ya superó los dos millones de espectadores; Corazón de León , que obtuvo más de un millón y medio de asistentes; el policial Séptimo , protagonizado por Ricardo Darín, lo cual es generalmente una segura garantía de éxito, y la mencionada Wakolda , elegida para la carrera por el Oscar.

Tanto los directores como los guionistas, y también los actores, de estas cuatro películas han sabido elegir temas y contextos que interesan al público argentino y que están presentados con un nivel técnico impecable. Es decir que la calidad llama a la cantidad.

Por esa razón, también, con este fenómeno de las últimas semanas en materia de éxitos locales queda demostrado que elegir lo mejor, sin amiguismos ni segundas intenciones, siempre será el camino indicado para que la industria cinematográfica argentina crezca, en público local y en trascendencia internacional.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?