El índice global de seguridad

(0)
29 de julio de 2015  

Una organización australiana no gubernamental, el Instituto para la Economía y la Paz, publica cada año el Índice Global de la Paz, que mide los niveles de seguridad de las sociedades, su conflictividad interna e internacional y el grado de militarización de cada país. Una de sus novedades es la confección de un ranking en el que clasifica a 162 países en función de sus niveles de violencia ( visionofhumanity.org). Se trata no sólo de medir los niveles de paz y seguridad de las distintas naciones, sino de denunciar además lo que la violencia y la inseguridad cuestan al mundo, que gasta cada año el 13,4% de su PBI para tratar de controlarlas.

Los países que aparecen como los más seguros del mundo son Islandia, Dinamarca, Austria, Nueva Zelanda, Suiza, Finlandia y Canadá, en ese orden.

En América del Sur, el ranking está encabezado por Chile, que ocupa el puesto 29° en el orden mundial, y es el país de la región que más ha avanzado en las dos últimas décadas. El segundo país más seguro de la zona es Uruguay, que ocupa el puesto 44°, y el tercero, la Argentina, que se ubica en el 60°.

La región sudamericana, sin embargo, tiene países altamente preocupantes en materia de seguridad personal. Son, en general, los llamados "bolivarianos": Ecuador aparece en el puesto 84° en el mundo; Bolivia, en el 90°, y Venezuela, dramáticamente, en el 142°. También Brasil muestra serios problemas y ocupa el lugar 103° del ranking.

Los países que en el último año mejoraron su seguridad en la región son Chile y Perú. Los que, en esta materia, se deterioraron son Uruguay, Brasil y Venezuela, estos dos últimos, en forma sensible. En América latina los índices más elevados de homicidios aparecen en Honduras, Venezuela, El Salvador y Guatemala, países donde lamentablemente el derecho a la vida está expuesto a un alto riesgo y donde la violencia se ha afincado profundamente.

Una mención aparte merece el terrorismo. De un año al otro, el número mundial de víctimas de sus atentados se duplicó: 17.958 personas murieron durante 2014 como consecuencia de este azote.

La organización que publica este índice nos advierte cuáles son los factores sobre los cuales se edifica la seguridad en las sociedades, cuyo deterioro las perjudica. El primero no es otro que el buen funcionamiento del gobierno. Luego, la existencia de un buen clima de negocios; de una distribución equitativa del ingreso; de un flujo libre de la información. También, los altos niveles de capital social; la existencia de tolerancia en la sociedad; los bajos niveles de corrupción y, finalmente, el mantenimiento de buenas relaciones con los vecinos.

Para mejorar en materia de seguridad es importante examinar las conductas en cada uno de esos rubros. En el caso de nuestro país, es necesario detenerse en la intolerancia que se ha sembrado desde lo más alto del poder en los últimos años y en los cada vez más altos niveles de corrupción pública, con su secuela de impunidad por la ineficacia de la Justicia y la cooptación de los órganos de control por parte del poder político. Una actitud diferente de parte de las autoridades que asuman en diciembre próximo provocaría seguramente cambios beneficiosos para toda la sociedad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?