Suscriptor digital

Un nuevo atentado terrorista

(0)
16 de marzo de 2019  

Otra vez el fanatismo y los bajos resentimientos han sido responsables de la muerte de personas inocentes. En esta ocasión, fue un supremacista xenófobo blanco quien perpetró el atentado terrorista más grave de toda la historia de Nueva Zelanda.

El hecho ocurrió en la normalmente apacible ciudad de Christchurch, donde un sujeto desorbitado, que vestía ropas militares, disparó sus armas a mansalva contra quienes circunstancialmente estaban, desprevenidos, en el interior de dos mezquitas musulmanas. Como consecuencia de este brutal ataque murió medio centenar de personas inocentes y más de 40 recibieron heridas de distinta consideración. Muchas de ellas eran turistas o visitantes.

En las inmediaciones de las mezquitas aludidas estaba estacionado, en espera, un ómnibus con parte del seleccionado de críquet de Bangladesh, que debía jugar un encuentro con la selección local. La providencia hizo que el equipo visitante quedara fuera de la tragedia.

En el interior de los templos cobardemente atacados había varios centenares de visitantes. Este dato demuestra ciertamente que, en rigor, no hay ya rincones que puedan considerarse seguros, en un mundo donde muchos están, según queda visto, muy seriamente alterados.

El terrorista, que llevaba una cámara en su cabeza, filmó prolijamente sus terribles masacres y, en su locura, las transmitió en vivo a través de la red social Facebook. La policía local, con buen criterio, procuró de inmediato evitar su difusión masiva.

El drama ocurrido y sus consecuencias en vidas perdidas quizá pudieron haber sido incluso mayores. Felizmente, se pudo detener en forma muy rápida a tres personas que se encontraban en un automóvil en las inmediaciones y que poseían explosivos que presumiblemente iban a ser utilizados, aumentando así, aún más, la enorme magnitud de la tragedia.

Los gobiernos y autoridades de todas las naciones tienen hoy el deber esencial y prioritario de proteger a sus habitantes y visitantes de este tipo de enfermos ensañamientos sectarios. Para ello deben priorizar las medidas de alerta y prevención, contar con la inteligencia disponible y operar con fuerzas de despliegue inmediato para poder responder adecuadamente, con el peso de las armas que sirven a la ley y procuran mantener la paz, tarea cada vez más compleja, en cuya agenda hoy la lucha contra el terrorismo debe estar instalada y coordinada prioritariamente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?