Educación: recursos escasos, sobrados méritos

(0)
28 de junio de 2018  

No nos cansaremos de repetir que los argentinos debemos recuperar la cultura del esfuerzo y del trabajo, que otrora supo hacer grande a nuestro país. El acceso a una educación de calidad es clave y son comparativamente pocos los jóvenes compatriotas que logran acceder a los claustros universitarios, pues deben disponer no solo de vocación y capacidades, sino también de recursos económicos suficientes.

En esa dirección, las universidades privadas y públicas cuentan con sistemas de becas, de ayuda financiera o préstamos de honor para alentar el ingreso de estudiantes de menores recursos, un mecanismo que ha demostrado también elevar el desempeño y reducir la deserción. Además de las Becas del Bicentenario para incentivar las carreras consideradas estratégicas en el nivel público, desde lo privado la Universidad de San Andrés ofrece cobertura del ciento por ciento, más gastos de alojamiento y manutención. El Programa de la Universidad Di Tella contempla varias alternativas para alumnos egresados de colegios públicos o privados, provenientes del interior del país, o meritorios, además de convenios con OSC que apuestan a la educación.

La Universidad Católica apoya a los egresados con buen promedio del secundario y ofrece las Becas UNIR para estudiantes que residan en asentamientos precarios de la ciudad. Por su parte, el 40% de los alumnos de la Universidad Austral y el 20% de los del ITBA reciben alguna beca.

El sueño de alcanzar la ansiada formación superior, que les permita desarrollarse en aquello que aman, se encarnó ya en 3967 jóvenes que accedieron a las becas al mérito que brinda la Fundación UADE. Desde 2002, ese programa cubre el 50%, el 100% y se extiende hasta el 150% de los aranceles universitarios, incluso contemplando un pequeño estímulo para gastos de estudio y viáticos, que mucho valoran y agradecen los jóvenes con buen rendimiento académico, que se postulan debido a la falta de recursos económicos.

La Fundación Pastoral Universitaria San Lucas, que preside el padre Guillermo Marcó, selecciona jóvenes de bajos recursos económicos y buenos promedios de variados colegios secundarios, presentándolos a distintas universidades con las que tiene acuerdos, como las universidades Argentina de la Empresa (UADE), El Salvador, Belgrano, De Ciencias Empresariales y Sociales (UCES), y Favaloro. Hoy son 91 los chicos becados que están cursando carreras universitarias.

Uno de ellos, Alan Romero, había sido becado por la ONG Conciencia en el secundario, institución que lo había presentado a la Fundación San Lucas. Este joven, de 23 años, que vive en la villa 31 de Retiro, es un excelente ejemplo de lo que la ayuda de una beca puede potenciar, un claro testimonio de abnegación y superación. Cursa la carrera de Psicología en la UADE y reconoce que la beca a la que accedió le brindó una oportunidad tan única como extraordinaria, que él se esfuerza por aprovechar al máximo.

Masoero, rector de la UADE, destaca la contribución que realiza esa institución para facilitar el acceso a una educación superior de calidad, reconociendo en los becarios el esfuerzo y el afán de superación con el que se comprometen a avanzar en su formación.

Dicha fundación logró también alianzas con Guillermo Marconi, titular del Sindicato Argentino de Empleados y Obreros de la Enseñanza Privada, sumándose a Jorge Aufiero, de Medicus. Brindarán apoyo y cobertura médica a los jóvenes becarios durante sus carreras.

Siempre celebramos las sinergias que abren nuevos espacios para educación y capacitación, sobre todo dirigidos a aquellos jóvenes cuyo potencial se ve severamente limitado por condiciones de vulnerabilidad.

Alimentar los sueños de crecimiento y progreso sobre la base del estudio de quienes carecen de recursos económicos es también ayudar a construir un país en el que la inclusión y el ascenso social en función del esfuerzo sea una realidad compartida.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.