Punto de vista. El agobiante imperio de la antinomia