Otra vez, la violencia. El angustiante mensaje de los saqueos