Editorial I. El apoyo presidencial a Saadi