El “arrepentidismo”, una política de Estado