El arte abre otras rutas porteñas

Fernando García
Fernando García PARA LA NACION
(0)
30 de junio de 2019  

Bajo tierra, en un subsuelo de mazmorra, una mujer venezolana de pelo rabiosamente rojo (parecido al de la japonesa Yayoi Kusama) recita apuntes de filosofía mientras su hijo, un joven de menos de veinte años, improvisa un fondo percusivo en una batería de jazz de tres cuerpos. Ambos permanecen detrás de una estructura metálica separados de otras diez o quince personas por una red. De pronto, una chica, performer entremezclada con el público, invita a cada uno a aferrarse a la red. En poco tiempo, todos están colgados como en el alambrado de una cancha del ascenso. La mujer venezolana de pelo rabiosamente rojo cierra los ojos, parece perdida en otro mundo. Los que eran el público sacuden la estructura excitados. Ya no hay distinción entre los artistas y los curiosos que habían bajado las escaleras, invitados por la galerista.

Esto es de noche y en un lugar llamado Camarones, una galería de arte en la calle Camarones del barrio de La Paternal, cerca de la avenida San Martín. Alrededor hay poquísima gente, casas bajas, persianas de talleres que no se abrirán (si es que están activos) hasta el lunes. Antes, este mismo lugar había sido una fonda improbable y, más atrás, una posta clandestina de rock de barrio. A pesar de que a pocas cuadras de aquí hay una suerte de asentamiento de artistas en unos enormes galpones reciclados como estudios, este no es un barrio arty: es el barrio del heavy rocker Pappo, de la leyenda enrulada del joven Maradona en Argentinos Juniors. Pero como en el TEG, el arte contemporáneo ha puesto una ficha en este territorio hasta ahora virgen, extendiendo su influencia hacia el oeste desde el ya conquistado Villa Crespo y, luego, Chacarita. Esta política urbana del arte cuenta otra historia de Buenos Aires, la del fatal desplazamiento de su centro artístico hacia arrabales que bailan la danza de la gentrificación.

El arte como escena y mercado nació en Buenos Aires en la calle Florida: de los pintores vanguardistas nucleados en torno a la revista Martín Fierro en los años 20 a los neovanguardistas de los años 60, con el swinging Baires del Di Tella y el Bar Moderno como marco. De la sepiada imagen de Witcomb al subsuelo "lewiscarrolliano" de la galería Ruth Benzacar (esa imagen de llegar al fondo de Florida y descender, caerse, al asombro estético se fue; la perdimos para siempre). De toda la galaxia de galerías (Bonino, Rubbers, Van Riel, Pizarro, Lirolay) que animaron la escena en la zona por más de cuatro décadas, hoy queda en pie apenas un espacio: Fundación Klemm. Una colección calidad museo admirable que se puede recorrer gratis y resulta una excepción en la calle que fue la espina dorsal del arte en el siglo XX.

Florida implosionó y el arte contemporáneo no solo atraviesa la ciudad en forma transversal, de La Boca a Paternal, sino que ocupa espacios acaso contra natura. Luego de la aparición de Proa en el sur, Malba en el norte y la Fundación Fortabat en Puerto Madero, las nuevas instituciones parasitan estructuras que tuvieron funciones bien diferentes. El observador nunca se siente del todo cómodo si tiene que atravesar los truculentos pasajes de la ex ESMA para contemplar una muestra, aunque sea de lo que llamamos ligeramente "arte político". Algo parecido sucede en el viejo Hotel de Inmigrantes, reciclado como sala de exposiciones. Sus pasillos tienen demasiado carácter: el arte compite en desventaja con el aura de la peripecia humana que allí sigue flotando. Tampoco el viejo Palacio del Correo nació para ser museo o galería: la arquitectura rechina los dientes ante la ocupación. A veces ese ruido se escucha…

En la calle Camarones hay ahora exiliados venezolanos que forman parte de la escena porteña del arte. La trastienda se confunde con un bar de tapas y una cava de vinos. Algunos se detienen ante los bolívares intervenidos con imágenes porno. Sonríen. Pasaron casi cien años desde que en la calle Florida los connaisseurs se repartían golpes atacando o defendiendo a Xul y Pettoruti.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.