El atributo menos conocido del Papa