El buque insignia de Enrique VIII recupera su esplendor, casi 500 años después de su naufragio