Opinión. El calvario de Fellner