Prisma. El carácter justo