Desde Roma. El Cavaliere y la televisión